elalba.film

Emmanuel Jessua, Manu para todo el mundo, 27 años, con rizos de compositor loco, espalda de luchador con zapatos usados de poner los pies por todo el planeta, es ante todo un músico, leader de los grupos Hypno5e y A Backward Glance On A Travel Road ya conocidos en el mundo de la música actual internacional rock. Para este artista múltiple con un universo poético y oscuro, hay solo un paso de la música a la imagen. Y ya lo ha demostrado realizando sus proprios vídeos musicales y su largo metraje en montaje, CERBERE. Su proyecto y el de su equipo es una invitación al viaje, una oda a la música: la vida de Carlos Reyes, un pianista imaginario, como una metáfora de Bolivia. Se necesitaba un compositor fantasmagórico y una historia de máscaras, para que Manu, Boliviano de corazón, pueda presentar su visión íntima de este país que ama tanto, y por el cual su nostalgia es infinita, incluso a través de su música. Porque Manu creció en la cuidad de La Paz, donde descubrió y aprendió la música, donde toco sus primeras notas de piano, y siguió durante siete años a su madre que bailaba en una fraternidad de la Diablada en el Carnaval de Oruro, de 1990 a 1997. Al final, Carlos Reyes, es el avatar de Emmanuel: es el músico que el director hubiera querido ser, que ya lo es un poco gracias a sus dos grupos de música. El compondrá toda la música de la película y también la obra de Reyes. La idea es convencer a los espectadores que el pianista existió de verdad, y que la investigación sobre este músico es el mejor camino para descubrir una Bolivia compleja, que es a la vez contemporánea y cargada de tradiciones. Claro, es un juego con la Historia, la Historia de un país y de la música, pero es un homenaje sincero a un país entero. Es una búsqueda interior, una danza con el diablo, como una inmensa mascarada, que el director pone en paralelo con uno de los mas fuertes símbolos de Bolivia, el carnaval de Oruro. Porque en los sueños lucidos de Emmanuel, todos impregnados del ambiente de las películas de Herzog o San Jines que sacudieron su infancia, los operas en la selva, ... y el loco nunca es el que creemos... Pero dejémoslo compartir su visión de las cosas: "La idea de esta película me persigue desde años ya: me viene de la voluntad que tengo de conjugar las tres pasiones de mi vida: la música, el cine, y Bolivia. Porque ahí es donde construí mis primeros recuerdos, viví mis primeras experiencias, aprendí a tocar piano, conocí a personas sin igual, y hasta escribí mi primer guión. He vivido en este país entre 5 y 12 años, y volví muchas veces hasta ahora, sin nunca ser decepcionado: si, hay algo de mi que se quedó en Bolivia. Bolivia es aun un país del cual se habla poco. Mi idea no es reconstituir la realidad de este país, pero mas dar de él una representación. Esa es la razón por la cual he elegido la vía del documental de ficción. La armonía que emerge del caos metafísico, propio de Bolivia, necesita tomar una vía paralela, como un camino iniciático: pienso que la belleza y la riqueza de este país no se pueden revelar directamente. Necesitaba una historia a la altura del misterio que envuelve esas tierras, para navegar entre el mito y la realidad. Quería igualmente restituir esa impresión permanente de superación de los limites que me da Bolivia: limite entre los dioses y los hombres, entre razón y locura, entre magia y crueldad de la realidad. Es en el sincretismo, que sea religioso o musical, del cual el Carnaval de Oruro es por supuesto la encarnación más completa, que esta superación de los límites se encarna mejor. Un sincretismo definido por la parte de pasado que se incluye en el presente, como una nostalgia a la vez reivindicadora y silenciosa. Si el personaje de Carlos Reyes es inventado, los otros personajes de la película son personas reales, la mayoría amigos, que están listos para participar el juego y me van a permitir anclarla en la realidad. Mi equipo de rodaje, con el cual ya trabaje mucho, no conocen realmente Bolivia, y estarán directamente en posición de descubrimiento, como lo exige el guión. Yo mismo viaje en esas rutas que va a tomar el estudiante en musicología, y tengo que admitir que la mayoría de las aventuras de la película están inspiradas en lo que a mi mismo me sucedió." Para realizar esta aventura, Manu estará rodeado de uno de sus actores fetiches, amigo de todas la fiestas y de todos los viajes, William, quien interpretará el papel del estudiante en musicología. Actor polivalente de gran talento, alto y con una buena cara de charlador español, William nunca deja pasar una oportunidad relacionada al cine. Aceptó muy naturalmente actuar en esta segunda película de Manu: los dos compadres se conocen desde siempre y comparten la misma visión del arte. Aquí es lo que William dice sobre el proyecto: “Es durante el camino que hemos empezado a imaginar este proyecto hace ya tres años. Desde ese momento, fuimos a Bolivia, para las primeras localizaciones y para empezar a imaginar esta aventura. Me acuerdo del día en que estaba hablando con un actor polaco que conocí después de una representación, quien me dijo: “no esperes que alguien escriba tu nombre sobre un cartel, coge uno y escribe tu nombre encima”. Y esto es lo que queremos hacer con este proyecto. No esperar un casting, una producción o una propuesta... Sin pedir la autorización a nadie, tomamos la iniciativa de este proyecto”. Pero este dúo no sería completo sin la competencias de Thibault, 2 metros de alto, ojos azules penetrantes, excelente bateria de los grupos Hypno5e y Backward, ingeniero de sonido y mucho más. Experto en logística, acostumbrado a viajar, después de muchas giras con los dos grupos, es el compañero indispensable para la técnica. La presencia femenina será asegurada por Emma y Julia. La primera es una joven montadora recientemente diplomada de la Femis, donde su película de fin de año tuvo mucho éxito en varios festivales. Consejera privilegiada, ella es el tercer ojo de Manu y dirigirá la segunda cámara. En fin, después de una participación de gran calidad durante la primera película dirigida por Emmanuel, Julia ofrece sus competencias de regidora general y de organizadora de El Alba.